Abogados, ¿en contra de WhatsApp?

En junio de 2013, el Ilustre Colegio de Abogados de Sabadell (Municipio de la Provincia de Barcelona) planteó una consulta ante la Autoridad de Protección de Datos Catalana (APDCAT), acerca de la conveniencia de que Abogados y clientes utilicen como medio de comunicación la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp.La aplicación ha acaparado en estos últimos días la atención de todo el mundo debido a suadquisición por parte de Facebook, por la nada despreciable suma de 19.000 millones de dólares. Más allá de lo anecdótico de la cantidad de ceros invertidos, debemos percatarnos de que lorealmente valioso es la cantidad de usuarios que la aplicación posee: 450 millones y sumando cada Abogados Whatsappdía más y más a medida que el mercado de los smartphones continúe creciendo.La comunicación entre clientes y abogados por este medio no ha quedado por fuera. Por esta razón la Comisión de Jóvenes del Colegio de Abogados de Sadabell ha realizado su consulta a la Autoridad Catalana para conocer qué opinión le merecía. La resolución, basándose en lo dictaminado por las Agencias de Canadá y Holanda en enero de 2013, desaconseja el uso para estas comunicaciones.


Las razones sobre las que se basan estas tres agencias de protección de datos son las deficiencias en seguridad que ofrece la aplicación, lo que podra llevar a la vulneración de la privacidad en una relación tan especial como es la existente entre letrados y clientes.Uno de los puntos que destacan las Agencias de Canadá y Holanda (en su estudio realizado conjuntamente) es que los usuarios deben facilitar el acceso a su libreta de contactos en su totalidad, sin importar si son usuarios de la aplicación o no.

La aplicación mantiene los números de usuarios que no integran la red, lo cual contraviene las normas de protección de datos de estos países, que establece que los datos sólo podrán ser retenidos por tanto tiempo como se requiera para el cumplimiento de un determinado propósito.Si trasladamos este punto a la normativa uruguaya podemos ver que el artículo 8 de la Ley Nº 18.331 de Protección de Datos esablece que “Los datos deberán ser eliminados cuando hayan dejado de ser necesarios o pertinentes a los fines para los cuales hubieren sido recolectados.” Creemos que ante una consulta similar, la Unidad Reguladora y de Control de Datos Personales de nuestro país podría llegar a pronunciarse de igual manera que las autoridades catalanas, canadienses y holandesas.


Aplaudimos a la Agrupación de Jóvenes Abogados de Sadabell por su compromiso con el estudio y desarrollo del derecho informático en la práctica forense, la cual se ve afectada cada vez más por las nuevas tecnologías.

Dejá tu comentario