Audire: ¿Solución o problema?

Con el nombre de Audire se conoce al sistema de grabación de audiencias que el Poder Judicial está implementando paulatinamente en los juzgados. Pasar del papel al audio resulta no ser tan sencillo, y ya existen resoluciones sobre su uso.

El sistema Audire

La Acordada Nro. 7880 de la Suprema Corte de Justicia del 21 de Noviembre del 2016 reglamentó los requisitos y pasos para la puesta en funcionamiento del sistema Audire que permite el registro de las audiencias mediante grabaciones de voz que luego son adjuntadas al expediente como archivos digitales completos.

El progama Audire se instala en las PC de las salas de audiencia de los juzgados, a las que se le añaden cuatro micrófonos de gran sensibilidad y una consola para mezcla de sonido. De este modo, con cada micrófono, se captura separadamente el habla del juez que dirige la audiencia, el fiscal, el abogado defensor y su defendido, además de los testigos cuando se desarrolle la etapa probatoria.

Para que la grabación sea de la mejor calidad posible y sin se escuche sin problemas, la acordada establece una serie de pautas de comportamiento. La grabación es continua (no tiene pausas), y luego es entregada a los abogados para poder repasar lo dicho en audiencia y preparar mejor sus recursos o alegatos.

Posiciones encontradas

Desde la promulgación del nuevo CPP que entró a regir en Noviembre de 2017, el ex-Fiscal de Adolescentes, Enrique Viana ha manifestado públicamente sus reparos frente a las nuevas transformaciones que la nueva norma introduce.

Entre sus diferencias se encuentra la nueva forma de reproducción de las audiencias mediante el sistema de grabación de audio ya que, entiende, vulnera el debido proceso legal. La Ley, afirma Viana, exige mantener todas las actuaciones del proceso en un Expediente Judicial, escrito, por lo cual la sustitución resulta ilegal y no otorga todas las garantías para el acusado. El hecho de tener que desgrabar en totalidad audiencias que pueden llegar a durar horas perjudica el derecho de defensa de los imputados.

Presentando múltiples recursos de nulidad en procesos infraccionales de adolescentes en los cuales le tocó actuar como Fiscal, Viana hizo llegar sus observaciones a los dos Tribunales de Apelaciones de Familia, los cuales tuvieron visiones distintas sobre la legalidad del Audire. 

Si bien las sentencias son del año pasado y algunos medios levantaron la noticia me pareció relevante retomar los argumentos teniendo en cuenta que este sistema poco a poco va dejando de ser una excepción para convertirse en regla, especialmente luego de la entrada en vigencia del CPP.

Por una parte, el Tribunal de Apelaciones de Familia de 1º Turno, compartiendo los argumentos del Dr. Viana, sentenció la devolución del expediente para que se cumpla registrando la audiencia en un acta complementaria al sistema de audio. El único registro por audio impide el debido proceso.

Estableció el Tribunal que ambos sistemas: actas resumida en papel y grabación de audio, deben coexistir; ello porque es más garantista y porque permite su análisis en tiempos razonables, y la existencia del debido control en la Apelación no puede depender de la tecnología.

En cambio, el Tribunal de 2º Turno rechazó las solicitudes del Fiscal, en el entendido de que el Artículo 102 del Código General del Proceso, establece: “La Suprema Corte de Justicia establecerá, por vía reglamentaria, las medidas necesarias para la implementación de un sistema de registro a través de las nuevas tecnologías que permita documentar lo ocurrido en la Audiencia.”

Según el Tribunal este Artículo modificado en el año 2013 por la Ley No. 19.090 brinda el marco habilitante para la Acordada No. 7880 por lo cual no se vulnera ninguna norma de rango superior ni las garantías del imputado.

2 thoughts on “Audire: ¿Solución o problema?”

  1. Rafael García Martínez says:

    Otros problema que presenta el sistema es: a) que la sensibilidad del microfono inhibe muchas veces el libre dialogo entre la parte y su abogado sobre estrategias a adoptar en la propia audiencia lo que en definitiva puede impactar en el ejercicio del derecho de defensa y b) ¿ que pasa si el microfono graba una conversacion privada entre abogado y parte mantenida durante la audiencia que perjudica su posicion ¿es confesion? ¿es una prueba habil?

    1. Matías says:

      Es verdad, creo que ese detalle podría llegar ser mucho más peligroso que la vulneración de la que hablábamos en el post. Gracias Rafael!

Dejá tu comentario