Cámaras por doquier

En un tuit que me llamó la atención presté atención a lo que parece ser una “costumbre” de los servicios de televisión por cable del interior del país.

Aparentemente determinado servicio de cable de La Paloma, Rocha, cuenta con un canal de televisión en el que se transmite 24 horas de cámaras ubicadas en lugares públicos como las calles y plazas de la ciudad de San Carlos.

Al leer los comentarios a dicho tuit, caigo en la cuenta de que no es lLogos Videovigilanciaa única ciudad del interior dónde sucede, sino que varios cables tienen la costumbre de hacer lo mismo.

Se me ocurren un par de cuestiones relativas a las imágenes emitidas por estos canales.

De más está decir que en dichos lugares deberíamos encontrar los conocidos carteles de advertencia de que se está siendo filmado, los cuales son obligatorios. Los transeúntes tienen derecho a saber que su imagen está siendo utilizada y emitida a cientos de casas distribuidas por todo el departamento.

Generar conciencia en este punto resulta fundamental. Quizás a primera vista parezca un detalle menor pero si no conocemos nuestros derechos, resulta difícil poder ejercerlos, lo que lleva a que otros se abusen de ello.

Cabe preguntarse, ¿Qué función cumplen estas cámaras en San Carlos? 

Las imágenes son obtenidas por particulares (el servicio de cable-televisión) por lo que descartamos la seguridad pública como fin primario.

La simple “gracia” por ver cómo se encuentra la ciudad 24 horas al día, parece un tanto desmedido si lo colocamos en la balanza junto con la vulneración hacia los derechos de las personas que están siendo filmadas. Estas cámaras permiten sin duda identificar claramente personas, matrículas de autos, colores, fisonomías, etc.

Recordemos que la videovigilancia debe respetar los principios de proporcionalidad y subsidiariedad. Existe la idea general de que al estar siendo filmados “estamos más seguros”. Este razonamiento debe ser acompañado por cierto análisis de en qué medida estamos dispuestos a sacrificar privacidad por seguridad. 

2 thoughts on “Cámaras por doquier”

  1. lucía says:

    Pahh tal cual! Y en el dilema seguridad vs garantías. Sobre este tema no hay reglamentación, no?

    1. Matías says:

      Tenemos que recurrir a la Ley de 18.331 y los principios de la protección de datos. Hay algunos dictámenes de la Unidad de Protección de Datos que hablan de estos principios en casos puntuales.
      Por el principio de subsidiaridad sólo deberíamos aplicar la videovigilancia cuando no exista un mecanismo menos lesivo para la persona. Sin embargo acá ha pasado a ser la regla, en lugar de la excepción.

Dejá tu comentario