Hablemos de China

En momentos en que el Presidente Vázquez finaliza su gira por China realizando acuerdos de inversión y hasta planeando la firma de un TLC para el año 2018, hablemos de cómo funciona Internet en el lejano país de Oriente.

La gran muralla

En un país de 1.36 billones de habitantes, decir que el 50% tiene acceso a Internet representa un gran desafío que China ha sabido superar. Con esas cifras, el gigante se convierte en el país con mayor número de internautas del mundo. Sin embargo, es difícil afirmar que ese Internet sea Internet.

El gobierno ha establecido un sistema de filtrado, conocido como “El gran firewall Chino”, específicamente dedicado al control de la información a la cual los usuarios pueden acceder desde terminales en su territorio. Con el uso de esta herramienta sólo se puede ingresar a sitios que tengan el aval del gobierno, razón por la cual no es posible realizar búsquedas en Google o chatear con amigos por Facebook.

El gran firewall ha servido para provocar apagones de Internet en regiones conflictivas o ante episodios de violencia.

Para ingresar a estos sitios, los usuarios deben recurrir a servicios VPN’s, Redes Virtuales Privadas que permiten “esconder” el lugar desde el cual uno se está conectando, aunque muchos de estos servicios también han sido prohibídos por el Partido en el Gobierno.

El siguiente video [en inglés] explica mejor el funcionamiento de la gran muralla:

¿Y los Derechos Humanos?

Según el reporte de la organización Freedom House, China fue el país que menos respetó los derechos humanos en Internet en el 2015. El informe indica que en este periodo aumentaron las persecuciones a bloggers y activistas, al tiempo que se presentaron proyectos para obligar a las empresas de telecomunicaciones a que ofrecieran backdoors -puertas traseras- a los dispositivos privados.

Las políticas de censura y restricción a la Libertad de Expresión se fundamentan en la salvaguarda de la “Soberanía Digital” del país. Bajo este pretexto se han dado de baja portales de noticias que tuvieron la valentía de hacer públicos casos de corrupción o se ha disminuido la velocidad de acceso en aquellos sitios con ideologías contrarias al régimen. China ha insistido reiteradas veces en que Internet deje de ser un espacio global para convertirse en espacios fragmentados por las fronteras nacionales.

La Constitución China garantiza las libertades de expresión, asociación y publicación pero sujetos a las potestades del Partido Comunista Chino. Aunque no existe una ley que regule Internet, las agencias gubernamentales son las que ejercen el control, sin sometimiento a una autoridad judicial.

China también es sospechoso de dirigir varios ataques contra otros países mediante armas de ciberguerra, como gusanos o malware, producido por el Estado con el fin de vulnerar el sistema de otro Gobierno. Aunque la atribución de este tipo de ataques es por demás difícil, países como India, Canadá y Estados Unidos han señalado como responsables a hackers Chinos, avalados y hasta entrenados por el gobierno de este país.

Sin dudas el país asiático puede representar una gran alianza desde el punto de vista económico pero esto no quita lo controversial que resulta la alianza con países donde el respeto hacia los Derechos Humanos parece una cuestión secundaria, dependiendo del humor del agente de turno.

2 thoughts on “Hablemos de China”

  1. Pingback: Internet y los Tratados de Libre Comercio - mjackson.uy
  2. Trackback: Internet y los Tratados de Libre Comercio - mjackson.uy

Dejá tu comentario