iOS 11 pone fin al rastreo de Uber

Apple escuchó las quejas y a partir del próximo sistema operativo Uber y Waze tendrán sus opciones limitadas cuando quieran saber dónde estamos.

Hace un par de semanas, comentábamos las nuevas políticas de privacidad que Uber y Waze habían introducido para conocer todos los movimientos de sus usuarios, con el fin de “brindar un mejor servicio”. La activación por defecto de los permisos de ubicación iba un poco más allá de lo que realmente los usuarios necesitan.

La solución aparece esta vez de la mano de otra empresa tecnológica, porque el lunes pasado en su evento anual para desarrolladores, Apple anunció que a partir del lanzamiento de su sistema operativo iOS 11 en octubre, los usuarios podrán determinar siempre qué permisos les conceden a las apps.

Hasta el momento, los desarrolladores podían saltarse esta posibilidad exigiendo que se brinde la localización en todo momento o nunca. El todo o nada al que nos tienen acostumbrados las empresas con sus términos y condiciones.

A partir de ahora todas las apps tendrán la opción intermedia: Permitir el acceso a la lozalización “Mientras se está usando”.

Apple y su cruzada por la privacidad

En los últimos años Apple ha intentado mediante varios esfuerzos, desmarcarse de la competencia, en lo que a privacidad concierne. Se ha consolidado como el paladín de la privacidad de Silicon Valley.

Mientras otras empresas basan su modelo de negocios en la minería de datos para ofrecer publicidad, Apple ha puesto el foco en que su modelo de negocio va por otro lado. El Caso de San Bernardino contra el FBI, la carta de Tim Cook, el encriptado de los iPhone por defecto o el secreto punto a punto en las comunicaciones por iMessage y FaceTime son algunas de las medidas adoptadas por defender la privacidad de sus usuarios.

Sin embargo, en su camino se ha encontrado con algunos problemas. Las técnicas de big data, machine learning e inteligencia artificial necesitan tener cada vez más y más datos de sus usuarios para refinar sus resultados. Esta inimaginable cantidad de datos hace que tengan un cabal conocimiento de todo lo que realizamos, pudiendo violar sus postulados de privacidad.

Para evitar quedarse atrás de su competencia (Los asistentes de Google y Amazon suelen tener mejores resultados en todas las competencias contra Siri), introdujeron en 2016 el concepto de Privacidad Diferencial. Técnicas que se basan en el hashing y la introducción de ruido, en lugar de la anonimización, de tal forma que se conocen las preferencias de grandes grupos de personas, sin poder identificar a cada usuario en concreto. Para los que les interese profundizar, este paper explica los fundamentos de la Differential Privacy.

Hay quienes afirman que sólo se trata de una jugada de marketing y que en realidad no es más que una pantalla para ocultar su colaboración con los sistemas de inteligencia. Mientras tanto, voy a reinstalar Uber y Waze.

Dejá tu comentario