Proyecto de Dinero Electrónico en Uruguay

Tras haber leído la entrevista realizada a Martín Vallcorba, asesor del ministro de Economía por el Suplemento Qué Pasa del Diario El País, me propuse interiorizarme un poco más en lo que prepara el Proyecto de Dinero Electrónico e Inclusión Financiera.

Credit CardActualmente el proyecto se encuentra en discusión en el Parlamento pero ya podemos tener idea de los lineamiento generales y motivos que llevaron al Ministerio de Economía a presentarlo. Debemos apuntar que se trata de un proyecto bastante ambicioso que de ser aprobado en su totalidad generará un cambio importante en las transacciones que llevamos a cabo día a día. A lo largo de sus 79 artículos se modifican puntos en materias que influyen en el día a día de una sociedad, por nombrar algunos: compraventa de inmuebles y automotores, arrendamientos, sueldos, pensiones, concursos, honorarios profesionales y pago de tributos.

Más allá de las modificaciones que plantea en cada una de las áreas enumeradas, lo que nos interesa a nosotros es la regulación sobre las nuevas tecnologías que pretende realizar el proyecto. Los primeros tres artículos nos dan el puntapié inicial para entender a qué viene esto de “Dinero Electrónico”.

Artículo 1º. (Medio de pago electrónico).- Se entenderá por medio de pago electrónico las tarjetas de débito, las tarjetas de crédito, los instrumentos de dinero electrónico y las transferencias electrónicas de fondos, así como todo otro instrumento análogo que permita efectuar pagos electrónicos a través de cajeros automáticos, por Internet o por otras vías, de acuerdo a lo que establezca la reglamentación. Los pagos efectuados a través de medios de pago electrónicos tienen pleno efecto cancelatorio sobre las obligaciones en cumplimiento de las cuales se efectúan.

Artículo 2º. (Dinero electrónico).- Se entenderá por dinero electrónico los instrumentos representativos de un valor monetario exigible a su emisor, tales como tarjetas prepagas, billeteras electrónicas u otros instrumentos análogos, de acuerdo a lo que establezca la reglamentación, con las siguientes características:
a) el valor monetario es almacenado en medios electrónicos, tales como un chip en una tarjeta, un teléfono móvil, un disco duro de una computadora o un servidor;
b) es aceptado como medio de pago por entidades o personas distintas del emisor y tiene efecto cancelatorio;
c) es emitido por un valor igual a los fondos recibidos por el emisor contra su entrega;
d) es convertible a efectivo por el emisor, a solicitud del titular, según el importe monetario del instrumento de dinero electrónico emitido;
e) no constituye depósito y no genera intereses.
Exceptúase de lo previsto en el literal d) precedente los instrumentos de dinero electrónico emitidos en el marco de lo previsto en el artículo 18 de la presente ley. La reglamentación podrá extender esta excepción para la implementación del pago a través de estos instrumentos de beneficios, prestaciones o subsidios que no habiliten la conversión a efectivo de los mismos.
Podrán emitir dinero electrónico las instituciones de intermediación financiera y las instituciones emisoras de dinero electrónico.

Artículo 3º. (Emisión y uso de dinero electrónico).- Las actividades de emisión y uso de dinero electrónico comprenden las operaciones de emisión propiamente dicha de los mencionados instrumentos, su reconversión a efectivo, las operaciones de transferencias, pagos, débitos automáticos y cualquier movimiento u operación relacionada con el valor monetario del instrumento de dinero electrónico emitido.

El proyecto habla de dos conceptos diferentes. Por un lado los medios de pago electrónicos y por otro el dinero electrónico. Los medios de pago electrónicos es el género, más amplio y abarca al dinero electrónico, así como algunos medios que ya conocemos y son usados comúnmente por nosotros, como las tarjetas de crédito y débito.

El primer artículo in fine aclara que los pagos realizados con medios electrónicos tendrán efecto cancelatorio sobre las obligaciones contraídas. Sobre esta materia se hace ineludible recordar los medios de extinción de las obligaciones y especialmente La Paga, regulada en los artículos 1448 y siguientes del Código Civil. Teniendo en cuenta la especialidad del medio de pago que puede acarrear ciertos gatos adicionales por su especial forma, citamos el artículo 1467: “Los gastos que ocasionare la paga son de cuenta del deudor; (…)”. Es decir que, gastos de transacción, envío o de cualquier tipo, deberán ser soportados por el que realiza el pago.

En cuanto a la definición de dinero electrónico, se realiza una lista no taxativa de ellos: tarjetas prepagas, billeteras electrónicas u otros instrumentos análogos, siempre que se cumpla con los requisitos enumerados. El concepto de billeteras electrónicas deja el campo abierto a la introducción de tecnologías como hoy en día funciona Google Wallet en Estados Unidos. Entendemos que la regulación por esta ley del dinero utilizado por medios electrónicos podría generar un marco de confianza en el que saldrían ganando tanto las empresas que se puedan interesar en nuestro mercado, como los comerciantes y consumidores. Los pequeños y medianos comerciantes adquieren un medio de pago directo y diversifican la forma de acercarse al cliente. Por su parte, los consumidores podrían abandonar esa sensación de inseguridad que sigue acarreando (aunque cada vez menos) mezclar el mundo de la plata a través de internet. La sensación de seguridad que tenemos sobre el papel moneda “que vale X” va dando lugar lentamente a la confianza en el intercambio de bits por redes de comunicación para adquirir bienes materiales e inmateriales.
Quizás como nota final nos gustaría apuntar la falta de un artículo o al menos la introducción en la discusión parlamentaria de un tema que es fundamental dada la trazabilidad del dinero electrónico: La Protección de los Datos acerca de las transferencias de dinero. No olvidemos que los datos acerca de los gastos de una persona generan claros perfiles de consumidores, siendo muy deseados por las empresas privadas. ¿Cómo puede afectar el consumo de una persona el saber que esa compra puede ser rastreada? Y no estamos hablando solo de conocer el monto desembolsado, sino también el lugar y momento exacto dónde nos encontramos. Y si asociamos estos datos con los de otros, llegar a saber con quienes estamos y qué consumimos estando con esas personas. ¿Estamos dispuestos a que se conozcan estos datos? ¿Quienes van a tener acceso a ellos? Los consumidores deberán ser advertidos clara y expresamente de los posibles intercambios de información entre organismos recaudadores, además de la realización de campañas de conscientización en este sentido.

5 thoughts on “Proyecto de Dinero Electrónico en Uruguay”

  1. noticias bitcoin says:

    Cuesta trabajo hoy d

  2. actualidad says:

    Me sorprende encontrarme una persona capaz de escribir tan bien, muy buen art

    1. Matías says:

      Muchas gracias! 🙂

  3. eltecnouniverso says:

    Es raro ver una persona capaz de expresarse tan claramente, buen contenido, me gusta mucho todo lo relacionado sobre las novedades tecnol

    1. Matías says:

      Muchas gracias, voy a estar leyendo su blog que también tiene contenido interesante! Saludos

Dejá tu comentario