“Usted deberá acreditar la constancia de voto”

La frase le sonará a más de uno que quizo realizar un trámite público en estos dos últimos meses. Los abogados y quienes estamos en contacto diariamente con las oficinas públicas la escuchamos todos los días hasta el cansancio.

El pedido nace a raíz de la Ley 16.017 del año 1989, durante el gobierno de Sanguinetti, llamada “Ley de Elecciones”. En los artículos 9 a 11 encontramos que para presentar escritos en cualquier trámite administrativo ante los 3 Poderes del Estado, Entes Autónomos, Servicios Descentralizados o Gobiernos Departamentales deberemos presentar la constancia de voto o el justificativo de no haber votado que otorga la Corte Electoral.Constancias de voto

La sanción, en caso de no presentar los justificantes dentro de los 30 días siguientes a la presentación , es tomar por no presentados los escritos.

Para quien no hace trámites con cierta regularidad que le pidan esto quizás no sea un problema y simplemente en un par de días pueda alcanzar el “papelito” hasta la oficina. El problema aparece para los abogados, escribanos, contadores, gestores, y algunos más, que vivimos de esto. Ese par de días se pueden convertir en días sin cobrar o en trámites que queden trancados llevando al desistimiento del cliente, que en primera instancia es el interesado.

Sin contar la cantidad de papel que se agrega a los expedientes, innecesariamente. Más papeles, más lentitud en los trámites, todo en contra del interesado.

Además detrás de esto hay una pregunta que parece obvia pero hay que hacérsela de vez en cuando para darse cuenta del absurdo de este requisito:

¿Por qué el Estado me pide información que él mismo ya tiene? El Estado ya sabe si yo voté o no voté y si justifiqué mi falta. ¿Por qué el ciudadano debe demostrarlo?

Hablamos de ese mismo ciudadano que ejerció su derecho, repito DERECHO de voto. Además vale preguntarse, ¿Qué gana la Administración con estas constancias? Saber que voté o que a lo sumo justifiqué que no lo hice, ¿Y? ¿Beneficio? ¿Es esa la manera de asegurarnos que la gente vaya cada cinco años al circuito electoral?

¿Y qué tiene que ver esto con el Derecho Informático? ¿No era un blog de Derecho Informático?

Tiene que ver más de lo que parece a simple vista.

Un pilar básico del Gobierno electrónico es la interoperabilidad. ¿Qué implica esto? Quiere decir que las diferentes dependencias sean capaces de comunicarse entre ellas a través de redes de comunicación en beneficio del ciudadano. Con las TIC’s es mucho más fácil que el Gobierno de Salto sepa en el instante si yo voté en Montevideo y hasta a qué hora lo hice.

Quizás la nueva cédula electrónica logre unificar el sistema de cédula y credencial y de esa manera la presentación de un papel totalmente obsoleto quede en el pasado.

Podemos ganar todos los premios internacionales en E-Government que pueda haber en la vuelta pero en el día a día a veces las soluciones más chicas son mucho más útiles que la implementación de grandes sistemas que sólo usan dos o tres.

Si nos importa la privacidad y no queremos que esto se sepa, se puede implementar fácilmente un sistema de opt-out por el que la persona que no quiera el cruzamiento de estos datos pueda manifestar su voluntad y seguir perfectamente presentando la constancia cada vez que va ante la administración. Y de esa manera todos felices.

3 thoughts on ““Usted deberá acreditar la constancia de voto””

  1. Matías Jackson (@mjacksonuy) says:

    Bien @Pablo_Mieres proponiendo eliminar la constancia de voto como dijimos en http://t.co/cDkk8Y1WyG https://t.co/Egay2GL68l

  2. Juan GZ (@juan_giorello) says:

    “Usted deberá acreditar la constancia de voto” http://t.co/zFO1SX87BF vía @mjacksonuy

  3. @vrodes says:

    “Usted deberá acreditar la constancia de voto” Papeles http://t.co/IG0xMVxPu7 vía @mjacksonuy

Dejá tu comentario